login

0 Members and 1 Guest are viewing this topic.

*

AmadeuS

  • Administradores
  • *****
  • 8033
  • Gender: Male
    • View Profile
    • Foro de Magia
LUIS PIEDRAHITA
« on: December 13, 2007, 01:30:47 PM »
Antes que nada agradecerle a Luis y su novia por la excelente predisposicion para realizar la entrevista.
Ya muchos lo conocen del Programa español nadaxaqui, y los que no seria bueno que lo conozcan.
Aunque el no se haga llamar mago, para mi lo es, su especialidad es la micromagia.
Mas info www.luispiedrahita.com

LUIS PIEDRAHITA





Como sabemos eres humorista, guionista y director, ¿como fueron tus comienzos con la magia?

De pequeñito, cuando salí­a un mago en la tele yo me escurrí­a del sillón y reptaba hasta quedarme a dos palmos escasos de la pantalla.  No querí­a perderme el más mí­nimo detalle. Luego conocí­ a Román y a Kiko, que les pasaba lo mismo que a mi, y entre los tres empezamos a ser magos. Tení­amos quince años

¿Quienes fueron tus maestros?

Al principio los magos que podí­a ver en la tele: Juan Tamariz o Pepe Carroll, ellos me despertaron el interés. Después, como ya te dije, conocí­ a los hermanos Garcí­a Pastur, Román y Kiko y en aquellos dí­as de absoluta ignorancia mágica todo lo que veí­amos era una influencia. Desde un truco de bar, un carterista  en el autobús o un trilero en la calle.  Luego conocimos a magos de verdad y entonces el torrente de influencias se hizo incuantificable: Tamariz, Ascanio, Mago Migue, Miguel íngel Gea, David Roth, Lennart Green, Geoffrey Latta...
No tuve la suerte de conocer a los MAESTROS con mayúsculas, Slydini, Kaps o Vernon… pero sus pupilos, los que ahora son mis maestros, han sabido mantener calentito su legado.

¿Que sientes cuando haces magia?

Disfruto. Me permite contar historias que nos se pueden contar con el cine, ni con la tele, ni en los libros.

¿Quienes son tus referentes en la magia?


Admiro a muchos magos. Me gustarí­a hacer sus técnicas así­ de bien, pero eso no llega para ser un referente. Para mí­, un referente es cuando también se admira  a la persona. La actitud ante la vida que tiene Miguel íngel Gea, super héroe de la vida y de la magia, o el amor a este arte traducido en la constancia y perfección milimétrica dentro del caos que consigue Juan Tamariz, la generosidad absoluta de Lennart Green, la franqueza de René Lavand, la autenticidad de Román Garcí­a y Kiko Pastur… Eso son referentes. Ellos son piezas imprescindibles para que yo siga disfrutando de la magia.  Y que disfrute es imprescindible para seguir haciéndolo.

¿Crees que tu gran experiencia en monólogos, te ha dado una buena herramienta para utilizar con la magia?


Menos de lo que puede parecer. Creo que me ha ayudado más la magia a la hora de crear monólogos que los monólogos a la hora de escribir un charla para un juego.
 
Segundo premio de micromagia en el congreso de Valongo (Portugal, 1998) y Campeón de España en Micromagia en 1999. ¿Cómo fueron esos momentos?

Improvisados. En ambos casos me apunté a concurso en el último momento. Nunca pensé en ganar, solo en acompañar a amigos que se presentaban.

Viendo tu gran técnica, tu profesionalismo hacia la magia, llama la atención que te presentes como humorista, guionista y director, y no como mago, ¿a que se debe esto?

Yo no soy mago profesional. Sólo soy un aficionado que le dedica muchas horas. Jamás he trabajado contratado. Solo hago magia para amigos, familiares… gente que se lo merezca. Eso me ha llevado a tener un repertorio muy raro, muy poco usual y muy poco práctico a la hora de trabajar como mago profesional.

¿Has podido combinar tus otras profesiones con la magia?


Por ahora todo es lo mismo. El humor, la magia y el cine de suspense persiguen una meta común: contentar al espectador con un final sorpresivo. En la magia todo te lleva a un final que sorprende, el humor hace rebotar conceptos para que al final haya un cortocircuito, salte una chispa y haya una carcajada y en la pelí­cula La Habitación de Fermat también buscábamos tener uno de esos finales en los que todo se explica y la gente diga “Qué cabrón…” El elemento común es el ingenio, la inteligencia que juega.

¿Por qué te has ganado el nombre del “Rey de las cosas pequeñas”?, ¿ha sido por los monólogos, por tu magia o por una filosofí­a general?

Fue una idea de Pablo Motos para describir mis monólogos, siempre sobre cosas pequeñas. Aunque mi tendencia irrefrenable hacia la micromagia también se puede cobijar bajo ese paraguas. Incluso la historia de una habitación que se hace cada vez más pequeña puede tener algo que ver. En mi personalidad hay una fascinación ante el pequeño objeto que no puedo explicar racionalmente. Me encanta bucear en el rastro de Madrid, en los mercadillos, incluso en las basuras buscando cositas que me puedan servir para contar una historia, hacer una magia o justificar un argumento gracioso. 

¿Tendremos la suerte de verte por aquí­ en algún momento?

Estoy muy unido a la Argentina y al Uruguay. Mi novia es de Buenos Aires y la excusa más pequeña es suficiente para meterse catorce horas en un avión y pasar allí­ unos dí­as. Por supuesto que la próxima vez que vaya, calculo que en febrero, nos vemos. Me quedo con vuestros datos.

¿De dónde nace la idea de tener un programa de televisión dedicado exclusivamente a la magia? ¿Fue difí­cil conseguir apoyo para el proyecto? ¿Con que objetivo se lo plantearon?

Nace del amor a la magia. En España la última vez que se habí­a  visto magia en la televisión nacional habí­a sido a finales de los ochenta gracias a los programas de Juan Tamariz. Juan hací­a que se viera magia en la tele, conseguí­a que el efecto traspasara la pantalla y para eso no basta con ser un gran mago, también hay que conocer el medio audiovisual. Ya sabéis que Juan ha hecho la carrera de cine.
Casi veinte años después nos hemos juntado tres directores, Rodrigo Sopeña, Jorge Blass y yo, amantes de la magia y del medio audiovisual, y hemos intentado volver a enseñar magia en la tele.
Fue muy difí­cil echar a andar el proyecto. Nadie creí­a en ello, porque hací­a tiempo que no se veí­a magia bien realizada en la tele. Hubo un productora española muy vinculada a Argentina por cierto -Notro films- que confió en nosotros. Sin embargo me consta que a ellos les costó mucho convencer a los canales de televisión. Lo curioso es que en cuanto tuvimos grabados y montados los primeros juegos todo el mundo querí­a el programa y fue un éxito de audiencia casi desde el principio.
El objetivo era hacer un programa de magia bueno, en el que la magia traspasara la pantalla. Un programa que tratara a los niños como adultos y a los adultos como niños. Esa fue la clave.

¿Por qué piensas que en España la cartomagia tiene tantos adeptos?


Por tradición y por cercaní­a a los maestros. Ascanio, Tamariz, Carroll, Miguel Gómez… toda esa gente está aquí­ y arrastra pequeños embriones de maestro que en el futuro seguirán arrastrando.

Pensando en diferentes estilos de presentación, pasando del estilo español donde se justifica y se construye un efecto paso a paso (hablando en generalidades) y llegando al estilo rápido y visual de los magos estadounidenses, ¿crees que la idiosincracia del publico es la que determina el tipo de magia de cada Pais/region o en su defecto, son los maestros del arte los que marcan camino y luego los siguen?


Planteas un tema complejo, pero muy interesante. La magia es un arte que desnuda la cultura y la intención de un artista. Es un arte que pregunta es: Si pudieras hacer lo que quisieras ¿Qué querrí­as hacer? Y aquí­ se nos ve el culo a todos. Si tuvieras super poderes ¿los utilizarí­as para hacer que una moneda pasara de una mano a otra?
En mi opinión la magia mundial avanza a ritmos vertiginosos en el campo de la técnica y los métodos, que es lo que se puede vender por internet a los aficionados,  pero se descuida un poco qué es lo que se quiere contar. En general se descuida el matiz en la emoción, el aprendizaje catártico que tiene que regalar una historia al que la escucha. Se desperdicia el cartucho más interesante del arte, la comunicación emocionante.
El cine comenzó como un fenómeno de feria, casi como una curiosidad cientí­fica, pero afortunadamente varió su rumbo y encaminó su fin hacia la emoción. La magia tiene mayor potencial que el cine, ya que es capaz de lo imposible en directo. Pero raras veces los magos se preocupan de contar algo. En general aún estamos en el primitivo estadí­o de fenómenos de feria, y tristemente hay pocos indicios de que vayamos a salir de ahí­.
Sin embargo hay una serie de super héroes de la magia que sí­ se dedican a estudiar esto que te cuento, se trata de Gabi, de Javi Piñeiro, Miguel Angel Gea, Kiko, Tamariz… ¡viva la gente que rema contracorriente!

Alguna anécdota y algún consejo a todos, a los que empiezan, a los aficionados etc....

El aprendizaje es lento, lleva tiempo. Pero lo único que tenemos veinticuatro horas al dí­a en la vida es tiempo. Cuando algo te gusta no te cuesta dedicarle tiempo y cuando quieras darte cuenta, a lo mejor dentro de dos años, ya te saldrá el empalme clásico, o el TPCc,  el snap deal, o la mezcla faro, o el salto invisible… no te impacientes. Si lo ensayas sin prisa saldrá bien antes de lo que te imaginas.

¿Como esta tu vida hoy?, ¿con que proyectos repartes tus tiempos?


Ahora mismo en mi agenda hay dos marcas una es la cuarta temporada del Nada x aquí­ â€“ya que en la tercera no pude estar, la cuarta  no me la quiero perder-. Y una peli nueva. La Habitación de Fermat ha funcionado tan bien que la productora querrí­a  estrenar un producto similar antes de dos años. Por cierto, estad atentos porque La habitación de Fermat, protagonizada por Federico Luppi, escrita y dirigida por Rodrigo Sopeña y  por mi, se estrenará  próximamente en Argentina. Nos vemos en los cines.
« Last Edit: December 13, 2007, 01:38:58 PM by AmadeuS »